Porqué «Halloween» no es una festividad de origen céltico, sino que es una celebración yanqui-consumista

Como consecuencia de la ocupación estadounidense del continente europeo, que dura ya sesenta años, múltiples elementos de la cultura norteamericana han penetrado en los diferentes países de Europa en las últimas décadas. Entre ellos, la festividad del Halloween, una suerte de carnaval nocturno gótico de procedencia estadounidense, a la que muchos identitarios europeos pretenden presentar como una celebración de origen pagano y céltico. Nada más lejos de la realidad.

En la antigua irlanda existían cuatro grandes fiestas anuales: Beltaine, Lughnasadh, Imbolc, y por último Samhain, que se celebraba el 1 de Noviembre. El mitólogo escocés James Frazer, fue el primero que postuló la hipótesis de que el Día de Todos los Santos católico podría ser una cristianización de la festividad pagana del Samhain. Algo que nosotros consideramos erróneo por las siguientes razones:

  1. Está atestiguado documentalmente que el Día de Todos los Santos comenzó a celebrarse, no en Galia o en Britania, sino en Roma a principios del siglo VII, y originalmente se celebraba el 13 de Mayo. Sólo en tiempos del papa Gregorio III (primera mitad del siglo VIII), Todos los Santos se traslada al 1 de Noviembre. No se trata de una festividad gala de origen prerromano, sino que surgió en la Italia altomedieval.
  2. Es verdad que entre los galos existía una festividad denominada «Samonios», que se celebraba durante tres días, al fin del verano. Pero dicho festival fue probablemente sucedido por el Día de San Martín cristiano, en cuya víspera se celebran aún hoy en día en muchas poblaciones de Europa Central procesiones de linternas, a menudo precedidas de fiestas de la cosecha en los que se consumen castañas, sidra dulce, buñuelos, y embutidos procedentes de la última matanza.
  3. Muchos folkloristas consideran que el Samhain irlandés no estaba particularmente vinculado a ningún tipo de culto a los difuntos. Estaba vinculado a los sídhe, a las hadas, no a los muertos. En la tradición gaélica, las almas de los difuntos abandonaban Irlanda tras la muerte, y se dirigían a Tír na nÓg, la Tierra de la Eterna Juventud, situada más allá del Mar de Occidente.
  4. Los relatos de almas en pena apenas existen en las tradiciones mitológicas galesas e irlandesas. En realidad, toda la parafernalia y toda la estética del «Halloween» no es más que una banalización de la estética CATÓLICA medieval y barroca relacionada con las postrimerías: La Muerte como esqueleto andante, las Danzas Macabras, las calaveras como el símbolo del paso del tiempo y de la vanidad de las glorias mundanas.

Por todo esto, consideramos deplorable que muchos «identitarios» españoles traten de «hispanizar» esta fiesta de origen consumista, y buscarle unos orígenes prerromanos y/o celtíberos de los que carece. Se trata de un elemento cultural alóctono que amenaza con desplazar a las genuinas tradiciones españolas del Día de Todos los Santos, y que debe ser rechazado por cualquier español a la vieja usanza que se precie.

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s